Lindoooooos!

lunes, 11 de marzo de 2013

No hace falta un príncipe para ser una princesa.



Qué bonito es que te traten como una princesa, que te inviten a cenar a algún restaurante, que pasen por casa a buscarte, que te digan un simple tengo ganas de verte, que te inviten a dormir y a la mañana siguiente te preparen el desayuno, que te regalen risas, momentos, tiempo.
¿Pero que pasa si ese no es el príncipe que estabas esperando?. Puede que te lo dé todo pero todo se queda en nada si no sientes nada y eso es triste y peor aún cuando el príncipe que tú quieres se ha ido con otra princesa o mejor, una bruja.
A partir de ahora seré princesa sin príncipe, porque una mujer no necesita a un hombre a su lado para poder sentirse como una princesa.

5 comentarios:

Glorieta dijo...

Me ha encantado y estoy contigo nosotras de por si ya somos princesas un besazo reina

Maluni dijo...

Somos princesas con o sin príncipe, aunque a mi me gusta mi principito y edo que lleva muchos años conmigo! :)

Pauu Falcón. dijo...

Somos bellas tanto por dentro como por fuera, aunque la gente se meta con nosotras sin saber ni nuestro nombre de pila, pero no sufras todas luchamos y esto algún día cambiará no? la esperanza es lo ultimo que se pierde. Me ha encantado tu blog, pásate y me sigues y así no perdemos el contacto.
Un besito guapa!

Camila dijo...

Lo que pasa es que las princesas tienden a equivocarse en la elección de el príncipe. La cara bonita nos encandila, nos flecha a primera vista. Pero después de ese flash, nos damos cuenta los intereses verdaderos de ese tal príncipe.

Por mi ♥ dijo...

es verdad, siempre debemos sentirnos como princesas porque lo somos