Lindoooooos!

jueves, 21 de marzo de 2013

Los detalles de las canciones



Dicen que cuando estamos mal, escuchamos canciones tristes porque al ser humano en cierta manera le gusta sufrir.
Yo creo que no es así. Escuchamos canciones que nos hacen llorar, con las que nos sentimos tremendamente identificados porque en cierta manera queremos saber que alguien nos comprende, que alguien se ha sentido alguna vez cómo tú te sientes ahora.
Es una época algo mala para mí y mi manía es escuchar canciones con las que me identifico y seleccionar algunas de las frases que más se asemejan a mi realidad.

“ No voy a llorar hasta quedarme dormida como una idiota, no voy a llorar hasta quedarme dormida, si lo hiciera moriría. Ahora tú te quedas dormido con otra, maldita sea.”

“Prometí que a cualquier lugar que me gustase ir, te llevaría conmigo.”

“Tu alma está acechándome y diciéndome que todo está bien, pero desearía estar muerta ”

“Pero tú no estás, excepto esta noche en mis sueños. Esta noche no quiero despertar. No hay alivio, te veo en mis sueños y todos me están persiguiendo pero puedo sentirte tocándome.”




domingo, 17 de marzo de 2013

Macarons, esos grandes desconocidos

Hace tiempo que quiero animarme a hacer macarons pero me estoy volviendo loca con la receta.
He leído muchas recetas de por internet y todas son diferentes. Las cantidades varían, el tiempo de horneado y la temperatura también y no sé que receta elegir para empezar.


Después he leído que aunque la receta parece sencilla, son difíciles de hacer y puedes tener diversos problemas al hacerlos, ya sea porque la temperatura es muy alta, o los has dejado demasiado tiempo en el horno,  no has dejado secar bien la masa o te has pasado al montar las claras etc 
La verdad es que no los he probado nunca pero tienen una pinta genial y quiero hacerlos pero me da miedo hacerlo mal porque llevan su trabajo...


Y por último, el gran dilema, de qué sabor hacerlos, que relleno ponerle, cómo decorarlos, de qué color hacerlos.


Pero a pesar de todos estos inconvenientes, con lo cabezota que soy, voy a intentarlo y no pararé hasta que me salgan bien. Cuando obtenga el resultado deseado os haré una entrada con el resultado y la receta que me fue mejor



lunes, 11 de marzo de 2013

No hace falta un príncipe para ser una princesa.



Qué bonito es que te traten como una princesa, que te inviten a cenar a algún restaurante, que pasen por casa a buscarte, que te digan un simple tengo ganas de verte, que te inviten a dormir y a la mañana siguiente te preparen el desayuno, que te regalen risas, momentos, tiempo.
¿Pero que pasa si ese no es el príncipe que estabas esperando?. Puede que te lo dé todo pero todo se queda en nada si no sientes nada y eso es triste y peor aún cuando el príncipe que tú quieres se ha ido con otra princesa o mejor, una bruja.
A partir de ahora seré princesa sin príncipe, porque una mujer no necesita a un hombre a su lado para poder sentirse como una princesa.