Lindoooooos!

martes, 2 de agosto de 2011

Esperar frente al teléfono como en las pelis.

Qué difícil es tomar la decisión acertada. ¿Apostar todo por una persona o tirar la toalla y alejarse sin más?
Aquí estoy, como una idiota, al lado del teléfono esperando, como esa típica adolescente o veinteañera de las películas americanas que esperan con muuuucha paciencia a que su príncipe azul, es decir, el chico que te gusta, el rollo de una noche o simplemente ese chico del que no sabes que sientes exactamente pero que si no te contesta te pone enferma y con ganas de llevarte todo lo que tengas por delante y romperlo como si no hubiera mañana, como en las pelis también.
Creo que me va a dar algo, su mayor característica: NO SABER QUÉ DECIR, y si no sabe que decir, no contestar. Tanta indecisión me pone enferma, lo juro. Intento ser fuerte pero no me sale, creo que dentro de unos minutos me va a dar un ataque de locura. Intentando que el ataque de locura no se produzca me desahogo escribiendo aquí, aún sabiendo que NADIE me lee y que a nadie le importo, pero es mi válvula de escape, escribir lo que siento, pienso... sólo así puedo seguir viva en este mundo de locos (más locos que yo, eso está claro).

1 comentario:

Patricia dijo...

No te comento, pero te leo :)
Y más gente, seguramente.
La verdad, ahora estoy en un momento tan caótico que no comento mucho porque ¿a quíén voy a animar o aconsejar?
Pero a veces hace falta leer algo al otro lado, aunque sólo sea: no sé qué decirte, estoy igual que tú.
De hecho, lo estoy: quedando con uno y esperando la llamada del otro.
Un beso