Lindoooooos!

martes, 30 de agosto de 2011

G,L y K (mis nuevas adquisiciones...)

He decidido que no voy a volver a hablaros de mi vida amorosa por ahora. Simplemente porque parezco bipolar. Ahora sí, ahora no, ahora esto, ahora lo otro.
Además de que vuelvo a recuperar mis vacaciones sentimentales (decisión que tomé el fin de semana) me viene otra cuestión a la mente: Encontrar trabajo. Y este es mi mayor reto. Así como están las cosas, encontrar trabajo es un milagro.
Con mis amigas, de las que nunca hablo estoy muy contenta. Si nunca hablo de ellas es porque nunca me decepcionan. Al contrario, solo son palabras buenas las que me salen al pensar en ellas. Son las más guapas, divertidas, locas, comprensivas, originales, especiales, cariñosas etc.
Para darme la bienvenida a mis 18 años, no se les ocurrió otra cosa que hacerme una fiesta sorpresa y regalarme 18 regalos, como cada año que tengo. Fue una gran sorpresa, no me lo esperaba. Ellas siempre saben como sacarme una sonrisa por muy gris o negro que sea el día.
Llevo todo el día sin fumar. No lo estoy dejando, pero ayer me quedé sin cigarrillos y hoy no tenía dinero en casa así que tengo que esperar a que lleguen mis padres que son los que me mantienen por ahora. Así que ahora que ya han llegado de trabajar, voy a ducharme, a comprar tabaco y a tomar algo con una amiga.
Espero que todo os vaya genial. Yo aunque tenga mis días malos, que los odio, me considero una persona afortunada y feliz.




Por cierto, respeto al título, G, L y K son las iniciales de mis tres nuevas mascotas!!!

jueves, 4 de agosto de 2011

A veces rendirse es la mejor opción

Sigo sin tener noticias de él aunque ya no pienso esperar más delante del teléfono. Si quiere algo ya lo dirá aunque puede que ahora sea yo la que no quiera contestarle, aunque conociéndome como me conozco puede que a los cinco minutos o media hora ya esté contestándole, eso sí, para decirle de todo, para reprocharle que sólo me conteste los mensajes cuando a él le da la gana. ¿Tanto cuesta contestar un mensaje? pues no, no cuesta nada y más si ese mensaje se lo envías vía Whatsapp, ¡que no te cobran ni un céntimo!
Y ahora me pregunto: ¿porque tuve que recaer? ¿porqué? si ya estaba más o menos bien sin él, si ya no le buscaba, si ya casi no pensaba en él, pero claro, vino con su sonrisa y su arrepentimiento... y sus mensajes y sus llamadas... y ahora, ¿que tengo de él? nada. Ya sabe que me tiene asegurada y ya no le hace falta esforzarse más, pero eso va a cambiar.
En estos momentos me siento más identificada que nunca con una canción de Taylor Swift, "the story of us".
"Solía pensar que mi lugar era al lado tuyo"
"Porque últimamente no sé en que página estás"
"Un simple complicación, falta de comunicación"
"Tantas cosas que quería que supieras, tantas paredes que no puedo atravesar"
"Ahora estoy parada sola en una habitación llena de gente, pero nosotros no nos hablamos y estoy muriéndome por saber si esto te está matando a ti como me está matando a mí"
"Empiezo a pensar que algún día contaré nuestra historia, sobre como perdía mi cabeza cuando te veía aquí, pero sostuviste tu orgullo como deberías haberme sostenido a mí"
"¿Porqué fingimos que no pasa nada? te diría que te echo de menos pero no sé como, nunca había oído un silencio tan fuerte"






Sólo tengo ganas de aclarar las cosas, de decirle todo lo que pienso en estos momentos: "yo así no puedo seguir, si me quieres o te importo demuéstramelo si no... esto se acaba aquí. Prefiero sufrir unos meses por tu ausencia que no toda una vida por tus miedos, dudas, silencios y demás tonterias. Yo tengo mucha paciencia, ¿pero no crees que ocho meses es mucho tiempo para estar soportando todo esto?, yo ya no puedo más.
Y si se tiene que acabar que se acabe. Ahora estoy más decidida que nunca, aunque conociéndome y sabiendo de mis ataques de bipolaridad tal vez después no lo tenga tan claro... pero cada vez que las dudas me vengan leeré esto.
Necesito escapar de aquí, de esta ciudad.

martes, 2 de agosto de 2011

Esperar frente al teléfono como en las pelis.

Qué difícil es tomar la decisión acertada. ¿Apostar todo por una persona o tirar la toalla y alejarse sin más?
Aquí estoy, como una idiota, al lado del teléfono esperando, como esa típica adolescente o veinteañera de las películas americanas que esperan con muuuucha paciencia a que su príncipe azul, es decir, el chico que te gusta, el rollo de una noche o simplemente ese chico del que no sabes que sientes exactamente pero que si no te contesta te pone enferma y con ganas de llevarte todo lo que tengas por delante y romperlo como si no hubiera mañana, como en las pelis también.
Creo que me va a dar algo, su mayor característica: NO SABER QUÉ DECIR, y si no sabe que decir, no contestar. Tanta indecisión me pone enferma, lo juro. Intento ser fuerte pero no me sale, creo que dentro de unos minutos me va a dar un ataque de locura. Intentando que el ataque de locura no se produzca me desahogo escribiendo aquí, aún sabiendo que NADIE me lee y que a nadie le importo, pero es mi válvula de escape, escribir lo que siento, pienso... sólo así puedo seguir viva en este mundo de locos (más locos que yo, eso está claro).