Lindoooooos!

lunes, 23 de mayo de 2011

Válvula de escape

En mis momentos más vulnerables, en esos momentos en los que quiero huir de todo y de todos, en mis momentos de soledad, rayadas y paranoias donde todo lo veo negro mi única válvula de escape es escribir. Mi fuente de inspiración surge cuando todo me va mal.
Ahora tengo un momento en el que mi cabeza no da a más, demasiadas preguntas sin respuestas. Preguntas que puedo aclarar pero por miedo no lo hago, por miedo a la respuesta. Supongo que a todo el mundo le ha pasado alguna vez eso de no preguntar aunque la duda te esté matando porque te da mucho más miedo la respuesta que puedas recibir.
Él, inevitablemente él sólo puede darme las respuestas que tanto necesito en estos momentos, pero no, no voy a preguntar, el miedo me invade es como si se me paralizara el cuerpo pero el corazón a su vez me late hasta el punto que parece que me va a salir del pecho y es un poco contradictorio la verdad. La adrenalina... la siento que recorre por todo mi cuerpo pero no voy a preguntar, no y puede que sea tonta, imbécil o cualquier otra cosa, pero no quiero otra decepción. Ahora no estoy preparada para otra decepción y cuando lo esté, ya preguntaré porque sea cual sea la respuesta no me podrá hacer daño.

No hay comentarios: